Menú Cerrar

Organizaciones rechazan negativa a discutir impuesto a bebidas azucaradas

freepik

NOTA DE EL TIEMPO 08-09-21/FOTO DE FREEPIK

El impuesto no fue incluido en el texto de la ponencia de la reforma tributaria.

Organizaciones sociales y judiciales mostraron su indignación luego de que el denominado impuesto a las bebidas azucaradas no fuera incluido en el texto de la reforma tributaria discutida este martes por las plenarias de Senado y Cámara.

Además de que no fue incluido en el texto de la ponencia, tampoco se dio aval para discutir tres proposiciones que planteaban la inclusión de este impuesto en la reforma.

Según varias organizaciones como Cajar, colectivo de abogados, el país perdió la oportunidad de incluir un impuesto saludable por culpa del “lobby” que ha realizado la industria en el Congreso y a causa de las maiobras dilatorias del Gobierno.

El colectivo también afirmó que la iniciativa ha sido objeto de afirmaciones engañosas que buscan afectarla.

“El impuesto saludable no fue incluido en la propuesta de articulado. Aunque hay tres proposiciones asociadas al consumo de bebidas endulzadas y azucaradas, y aunque hubo tres reuniones de los senadores ponentes y los coordinadores del Proyecto de Ley No. 027/2021 (Cámara)-041/2021 (Senado), los congresistas ponentes han decidido desprenderse de la discusión”, afirmó Yessika Hoyos, vocera de la campaña Dulce Veneno y abogada del Cajar.

Hoyos aseguró que los congresistas han dado prioridad a la industria y a los empresarios por encima del derecho a la salud de los colombianos.

¿Cuál es entonces el escenario para discutir estos asuntos de interés público y de derecho a la salud de los colombianos si no es en una reforma tributaria? Todo indica que los congresistas ponentes asumen que los empresarios tienen prioridad sobre el conjunto de la sociedad”, agregó la vocera.

Red PaPaz, organización que vela por los derechos de las niñas, niños y adolescentes en Colombia, también expresó sus críticas y afirmó que Colombia debe ubicar la salud pública como una prioridad.

Todo indica que los congresistas ponentes asumen que los empresarios tienen prioridad sobre el conjunto de la sociedad 

Según Cajar, tras la negativa al impuesto a las bebidas azucaradas en la reforma tributaria, el país dejaría de recaudar cerca de 1.5 billones de pesos.

Este martes, tres congresistas habían presentado proposiciones para incluir el impuesto a las bebidas azucaradas en la reforma.

Una primera proposición, de la representante Katherine Miranda, planteaba la imposición de una sobretasa del 25 %, implementada de forma gradual hasta el 2024, en las bebidas con edulcorantes y azúcares adicionados.

Otra proposición, del representante Juan Carlos Losada, planteaba un impuesto nacional que iniciaría a partir del 2022 con un 15 por ciento y alcanzaría su tope en el 2023 con un 25 por ciento.

La última propuesta, del representante Víctor Manuel Ortiz, planteaba un cobro de 300 pesos por cada litro en el consumo de bebidas azucaradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *