Menú Cerrar

Los ingeniosos azucareros: ¿una patente que caña?

pixabay

INVESTIGACIÓN DE CUESTIÓN PÚBLICA 02-09-20/ FOTO DE PIXABAY

Un integrante de la junta directiva de Riopaila Castilla S.A. quiere patentar un método similar al que usan unas 350.000 familias para producir panela. Opositores temen que esto le permita a los azucareros incursionar en la industria panelera a gran escala, a pesar de que la ley se los prohíbe. Detrás de esto habría estrategias “peligrosas” en una puja que calienta motores y que podría reconfigurar el billonario negocio de la caña de azúcar.

Se trata del ingeniero Jorge Enrique González Ulloa, hombre de las entrañas de Riopaila Castilla, cuyas conexiones familiares van más allá del ingenio. Su abuelo político, Hernando Caicedo Caicedo, fundó el ingenio en 1928 y su hermano, Rafael González, es cuñado de la senadora María Fernanda Cabal. 

González Ulloa ya era parte de la junta directiva de Riopaila cuando esta acumuló 42 mil hectáreas que eran baldíos de la nación en Vichada, vulnerando la Ley agraria de 1994, según informó la Contraloría. El hecho fue denunciado ante el extinto Incoder precisamente por su hermano Rafael. 

Ahora el ingeniero González está inmerso en una nueva polémica: su intento de patentar ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) un método para elaborar un endulzante natural a base de jugo de caña que contiene una alta carga de policosanoles, mezcla natural de alcoholes dentro de la caña que reduce el colesterol en la sangre.

De ser aprobada por la SIC, González podría pedir regalías por la explotación del método patentado y monopolizar su uso, explicó Guillermo Navarro a CP, abogado especialista en propiedad intelectual. 

De llegarse a concretar ese escenario, afirmó Ariza, la patente afectaría económicamente no solo a este negocio que mueve más 1.5 billones de pesos y aporta el 3% del PIB agrícola colombiano, sino a las cerca de 350.000 familias que viven de él, pues aumentarían los costos de producción de la panela.

Además, “si lograra la patente sería el dueño de un invento que no existe y se adueñaría del mercado panelero a nivel nacional e internacional, explicó Denis Ariza, presidente de Dignidad Panelera Colombiana. Una jugada que podría hacerle el quite a la ley 40 de 1990, que protege a los paneleros artesanales prohibiendo la capacidad de producción de más de 10 toneladas por hora. 

De llegarse a concretar ese escenario, afirmó Ariza, la patente afectaría económicamente no solo a este negocio que mueve más de 1.5 billones de pesos y aporta el 3% del PIB agrícola colombiano, sino a las cerca de 350.000 familias que viven de él, pues aumentarían los costos de producción de la panela.

¿Nace un invento o se reencaucha una tradición?

Wilderman Zuñiga, panelero de Santander de Quilichao, Cauca, le explicó a Cuestión Pública que lo novedoso de la patente estaría en el producto y no en el método. Para ello citó dos ejemplos que se ilustran mejor en contraste:

Primero, el ingeniero González afirmó en varios medios que una de las diferencias entre el proceso que quiere patentar y el de la panela es que la caña no se puede quemar sino que debe ser cortada a mano. A lo que Zuñiga contestó que “ancestralmente la caña de azúcar para hacer panela no se quema porque se deteriora la calidad y siempre se ha cortado manualmente.”

Segundo, González señaló que al momento de calentar el jugo de caña para quitarle las impurezas no puede aplicarse más de 90 grados celsius, a lo que Zuñiga respondió que “en el proceso de la panela el operario tiene hasta los 90 grados celsius máximo para hacer la limpieza porque de ahí en adelante ya no es posible”. 

Ni el Ministerio de Agricultura ni los gremios azucareros respaldan la patente, sobre la que González declaró que no usó conocimiento ancestral, como está registrado en la página de la SIC, punto que desmienten los gremios paneleros. De hecho, ante la Superintendencia ya se presentaron cuatro acciones de oposición: la de José Vicente Camacho Vanegas, representante legal de Makariza S.A.S; la de Fedepanela, la de la Asociación Colombiana de Paneleros y la de Óscar Gutiérrez, director ejecutivo de Dignidad Agropecuaria.

Cada una rebate punto por punto el método de González, señalando que no tiene nada de novedoso ni de inventivo.

Pero esto no significa que no pueda ser aprobado. Hay estrategias que usan regularmente las empresas y personas naturales para poner la balanza a su favor en el proceso de análisis de sus patentes, explicó el abogado Navarro. Una de ellas se ajusta a los movimientos que ha hecho González Ulloa.

La estrategia: de Estados Unidos pa’l mundo

Colombia no fue el primer lugar en que el ingeniero González presentó la patente. Ya lo hizo ante el Sistema Internacional de Patentes, la Oficina Europea de Patentes, el Gobierno de AustraliaNicaraguaCosta Rica y Estados Unidos. De hecho, la primera en aprobarla fue la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de este último país el 3 de diciembre de 2019.

“Esa estrategia de pedirla primero en Estados Unidos y luego en Colombia no es nueva: el sistema de patentes de EE.UU. es más laxo y menos exigente con el requisito de novedad que en Colombia, donde el nivel de análisis es más profundo”, aseguró el abogado Navarro.

Entonces, en el caso de González, como la patente ya se aprobó en EE.UU., podría acceder a una figura que favorece este proceso: el Examen Acelerado de Patente. “Él puede solicitarle a la Superintendencia que aplique el mismo análisis que se utilizó en EE. UU., y si los resultados coinciden, la SIC podría decidir no hacer un análisis de fondo a su solicitud y eso es peligroso”, explicó Navarro.

Colombia no fue el primer lugar en que el ingeniero González presentó la patente. Ya lo hizo ante el Sistema Internacional de Patentes, la Oficina Europea de Patentes, el Gobierno de AustraliaNicaraguaCosta Rica y Estados Unidos. De hecho, la primera en aprobarla fue la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de este último país el 3 de diciembre de 2019.

“Seguramente no les van a dar la patente en Colombia, porque todo lo que argumentan en su inventiva lo tiene la producción de la panela en el país. Pero como ya se patentó en Estados Unidos, ellos lo que pueden estar pretendiendo es hacer el producto en otros países e inundar nuestro mercado”, señaló el presidente de Dignidad Panelera Colombiana. 

Sobre los casos en el exterior, un integrante del equipo jurídico de Fedepanela le dijo a Cuestión Pública que el gremio ya inició acciones legales para evitar que la patente escale. 

¿El azúcar a los ingenios y la panela a los paneleros?

Los gremios se preguntan por qué patentar el proceso y no el producto, algo que González ya hizo en el pasado. En 2002 consiguió su primera patente en Estados Unidos con Sukkar, miel de caña propiedad de C.I. Sukkar, empresa ya cancelada de la que González fue liquidadorEn una página donde se promueve este producto aparecen los logos de Riopaila, empresa que aseguró que solo produjo por “pocos meses” el insumo de jugo concentrado de caña de azúcar para Sukkar, pero no lo comercializó ni lo distribuyó.

La relación entre el sector de la panela y el azúcar se ha movido en la ambigüedad. Si bien Fedepanela dijo que los azucareros han trabajado mancomunadamente con los paneleros, ya hay antecedentes de que han querido incursionar en el negocio de la panela, protegido por la Ley 40 de 1990, pero no lo han logrado.

“Hace 20 años hubo polémica porque el Ingenio La Cabaña quiso montar un trapiche en Padilla, Cauca, y Fedepanela le hizo un proceso de oposición que impidió que el trapiche funcionara acudiendo a argumentos sociales, porque técnicamente cumplía con la Ley 40 [de 1990], que exige que no se puede producir más de 10 toneladas de panela por hora. En ese momento el debate pasó a un pleito político”, afirmó Zuñiga. 

La relación entre el sector de la panela y el azúcar se ha movido en la ambigüedad. Si bien Fedepanela dijo que los azucareros han trabajado mancomunadamente con los paneleros, ya hay antecedentes de que han querido incursionar en el negocio de la panela, protegido por la Ley 40 de 1990, pero no lo han logrado.

Para Denis Ariza, presidente de Dignidad Panelera Colombiana, el proceso de la patente de González está lleno de intrigas.“No es para nada transparente, sino más bien turbio, que el ingeniero, como uno de los principales accionistas de Riopaila, pretenda sacar esta patente, porque si se la aprueban él le podría decir a Riopaila que le produzca el proceso”.

Fedepanela le dijo a este portal que le solicitó a González Ulloa la ficha técnica del producto que se obtendría con la patente para establecer si sería competencia directa a la panela pulverizada. Sin embargo, al momento de ser consultados por CP, aún no la habían recibido.

*Cuestión Pública buscó a Gonzalez Ulloa para pedirle su versión,  pero al cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *