Menú Cerrar

“El dulce veneno”, una voz de alerta frente a la amenaza del sobrepeso

Entrevista de El Diario Pereira

Con el lanzamiento y la firma de un pacto por la transparencia en la discusión de política pública en salud empezó a rodar la campaña “Dulce Veneno, la marca de una mentira”, que busca alertar sobre la interferencia de la industria para poner en marcha normas relacionadas con bebidas azucaradas y comidas ultra procesadas, la cual es abanderada por el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y la Red PaPaz. Uno de los factores que motivó la campaña es el incremento de la obesidad en el país, alerta que se encendió con el más reciente estudio oficial. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, en el 2015 el 18,7% de población adulta padece obesidad, cifra nunca alcanzada en el país. Además, 37,8% de los adultos tiene sobrepeso. Entre el 2010 y el 2015, el sobrepeso y la obesidad pasó del 4,9% a 6,3% en niños y niñas menores de 5 años, se incrementó 5,6 % en niños y niñas de 5 a 12 años y aumentó de 2,4 % en adolescentes de 13 a 17 años.  Según la encuesta, el 74% de los estudiantes consume una o más bebidas azucaradas por día y solo uno de cada 10 consume frutas y verduras. Acerca de “Dulce Veneno”, hablamos con Yessika Hoyos Morales, del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y vocera de la campaña.

¿Porqué se vinculó el colectivo a esta campaña?

Nosotros estamos participando porque vimos que procesos y proyectos de ley muy importantes para la salud de la sociedad, que estaban impulsando organizaciones como la Red PaPaz, se hundieron por diferentes obstáculos e interferencias de algunas industrias de bebidas azucaradas y comida ultraprocesada. Por eso el Colectivo de Abogados lanzó la campaña “Dulce veneno, la marca de una mentira” para mostrarle a la sociedad que hay prácticas poco éticas de algunas industrias que no están bien, que no son normales, que afectan la salud y los derechos de la población.

¿Qué clase de prácticas?

El que utilicen información no cierta en los debates de proyectos de ley de salud pública. Por ejemplo en el trámite del proyecto que buscaba ponerle etiquetas frontales de advertencia a ciertos productos, donde decía que éste era alto en azúcar o en sodio, se utilizó información falsa al asegurar que esto iba a acabar los empleos de la gente, lo cual no es cierto. Esta medida fue adoptada en Chile y los empleos no se han acabado. En la anterior legislatura, cuando se intentó impulsar los impuestos a las bebidas azucaradas, lo que obedece a una recomendación de la Organización Mundial de la Salud, ellos implementaron algo que se llamó la autoregulación donde se comprometían a adoptar ciertas prácticas para que no pasara ese proyecto de ley. Y hoy sabemos que no han cumplido con esos mínimos a los que se comprometieron, como no vender bebidas azucaradas en los restaurantes de los escuelas o colegios, que son los entornos de los niñas y las niñas.

¿Esas empresas han impedido el trámite de estos proyectos?

En el pasado proyecto de ley que se hundió, ellos utilizaron argumentos muy fuertes como que las organizaciones de la sociedad civil, por pedir que se legislara por la salud pública, estaban hostigando a los congresistas. Pero estos argumentos no son ciertos, así que lo que nosotros decimos es: hay que actuar en forma transparente, dar la información clara, real y cierta, no censurar a organizaciones tan importantes como la Red PaPaz y Educar Consumidor.

Las bebidas azucaradas y la comida chatarra ¿qué tanto aportan a esos problemas?

En la encuesta de Salud se dice que la población colombiana un 18 % tiene obesidad y ha aumentando efectivamente el sobrepeso. Esto ocasiona además un aumento en las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, que además traen  altos costos para el sistema de salud. Hace 15 días se publicó un reporte muy importante en donde se mostraba como el consumo habitual de estas bedidas azucarada estaba en verdad causando grandes enfermedades.

¿Cuál es el segmento de población más vulnerable?

Esto afecta en general a toda la población. Lo que pasa es que si hay una afectación más directa en la población escolar, niños, niñas y adolescentes, porque en esta edad no tienen la capacidad de decidir que les está haciendo bien o mal. Sobre todo cuando en la publicidad les dicen que si se consume o se bebe tal o cual producto “te vuelves un súper héroe” o “que tiene vitaminas”, pero lo que no dicen es cuánta cantidad de azúcar o de sodio ni está mostrando qué otros componentes tienen que puedan afectar la salud. Es muy importante crear entornos saludables para la niñez y la juventud, que haya agua potable en las escuelas y en los colegios, que realmente existan entornos que les permitan alimentarse adecuadamente.

¿Cuándo comenzó la campaña?

La campaña consiste en una serie de videos en Youtube en donde se explican cuáles son esas prácticas poco éticas que nos están afectando. Ya lanzamos el primer video que se puede consultar en www.eldulceveneno.org allí explicamos estas prácticas que la gente a veces ve normales, pero no son normales. Es una campaña muy digital y a través de las redes, además queremos crear comunidad para que la gente firme el Pacto de Transparencia por la Alimentación Saludable, que ya han firmado el Defensor del Pueblo, más de 15 congresistas y unas 1000 personas.

¿Cuál es este primer mensaje?

En este primer documento planteamos cómo se cayeron los proyectos de ley, denunciamos también lo que en su momento hizo la Liga contra el Silencio acerca de las prácticas de lobby (cabildeo) que utilizan ciertas empresas para que esos proyectos de ley no pasen en el Congreso. Denunciamos como el proyecto de ley sobre el etiquetado de control de advertencia, cuya ponencia tenía que radicarse en 15 días hábiles, duró más de seis meses para que se radicara.

¿Por cuánto tiempo se mantendrá la campaña?

Inicialmente vamos hasta enero. Pero queremos seguir con diferentes estrategias para que la gente se entere y para que entre todos le pidamos a las industrias que tengan comportamientos éticos, que den su información veraz y real, que no incurran en comportamientos que afectan como pagar sus propios estudios para decir que un producto no afecta la salud.

¿Nuestra sociedad está madura como para boicotear la compra de ciertos productos?

La verdad es que nosotros no queremos promover un boicot en este momento. Lo que queremos es exigir comportamientos éticos, porque sobre todo las grandes industrias cuando tienen capacidad de impactar a las sociedades tienen que ser muy responsables y ser transparentes y contar la verdad sobre los productos que están vendiendo. Lo que estamos promoviendo no es acabar a las industrias, nosotros no estamos en contra de las industrias sino en contra de las prácticas poco éticas que obstruyen derechos fundamentales como el derecho a la salud y al medio ambiente sano, porque nos están afectando.

2 Comments

  1. carlos restrepo

    Nos gustaría conocer los nombres de los congresistas que no aprobaron estas excelentes iniciativas (impuesto a bebidas azucaradas y etiquetado). Gracias…

  2. Juan Guillermo

    Llevamos todo la vida sin ser conscientes de la basura que vamos consumiendo y que nos la venden como algo normal o muy bueno. Ya es hora de que con estas campañas vayamos despertando, tomando conciencia de donde estamos parados, en este caso, de que basura le estamos hechando a nuestros cuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *